Unfollow: ¿el que avisa no es traidor?

Ya lo dice el refranero español “el que avisa no es traidor”, en referencia no se sabe muy bien a qué episodio del pasado que pudo dar lugar a la famosa coletilla. Según recoge el Centro Virtual Cervantes, “se dice esta paremia para prevenir a alguien de que tendrá que atenerse a las consecuencias si no respeta algo establecido”. Una definición que por sí sola ya amedranta un poco, la verdad, aunque luego, en su aplicación diaria, no deje de ser más una recomendación o un consejo que una advertencia seria.

Los tuiteros que lleven ya un cierto tiempo merodeando por la red de microblogging habrán visto en su TL en más de una ocasión el tuit de un usuario que anuncia su unfollow a otro (alguno habrá al que le hayan anunciado su propio unfollow!), normalmente con un comentario acerca del motivo del mismo. Resulta llamativo que, teniendo en cuenta que una de las particularidades de Twitter es la libertad de seguir y dejar de seguir a quien se considere, haya personas que crean necesario anunciar su decisión para que quede constancia. ¿Por qué?  

Una de las razones que podría mover a un tuitero a anunciar el unfollow abiertamente (para que lo vean todos sus followers) puede derivarse de la filosofía vital del ‘Te lo digo a la cara’ (¡que cantaban los Ronaldos!) con la sinceridad por bandera. El problema es que, si se quisiera aplicar de forma estricta a la vida tuitera, debería hacerse de forma coherente y sistemática con absolutamente todos los unfollows, una práctica que acabaría siendo bastante pesada para los seguidores (“¿y a mí qué me importa?”), convirtiéndose muy posiblemente en motivo justificado de unfollow (¡qué lío!).

 

La razón más común suele estar relacionada con la decepción experimentada por el follower ante sus expectativas acerca de un usuario, que le hacen sentirse estafado. El anuncio del unfollow sería entonces algo así como el libro de reclamaciones de la vida offline, con el que el tuitero despechado hace saber a su comunidad de influencia que no está satisfecho con el ‘producto’ de otro usuario para que sus seguidores actúen en consecuencia o simplemente como desahogo.

Pero, visto desde el otro lado, ¿qué se supone que tiene que hacer el tuitero unfollowed? ¿Suplicar que no le dejen de seguir? ¿Pedir perdón por no haber cumplido con unas expectativas de las que no era consciente? En la mayoría de los casos, no hará absolutamente nada porque muy probablemente no conocerá siquiera al usuario en cuestión y le importará el unfollow lo mismo que debió importarle el follow: “¿Te he pedido yo que me sigas?” (espero que no).

Diferente es si hablamos de empresas, evidentemente preocupadas por la opinión de los consumidores y por evitar cualquier tipo de conflicto en la Red. Especialmente, si se trata de tuiteros influencers cuyos comentarios pueden dañar la imagen o reputación de una compañía por la influencia que tienen entre su público objetivo. Sin embargo, sí es cierto que el anuncio del unfollow puede resultar muy valioso para los departamentos de calidad y atención al cliente de determinadas corporaciones, que pueden saber por esta vía las razones del descontento de un usuario y, por tanto, actuar en consecuencia para recuperarlo o, al menos, para no repetir el error en el futuro, si fuera necesario.

Pero volviendo a los unfollow ‘entre particulares’, salvo en casos muy específicos (que quizá vayan más allá del entorno online), los usuarios cabreados creen todavía en el “Me voy con mis tuits a otra parte y te lo digo para que lo sepas” como muestra de indignación, sobre todo ante un comentario concreto que no ha sido de su agrado. De todas formas, como suele ser bastante común en Twitter, cuando esto ocurre con cuentas o usuarios que se caracterizan por sus comentarios irónicos o sarcásticos (algo que no todos los tuiteros captan a la primera), el tuit de anuncio de unfollow acaba convirtiéndose en un motivo más para hacer broma. El tuitero unfollowed lo retuiteará y, en ocasiones, comentará incluso la jugada con chanza, poniendo en evidencia al tuitero indignado. Cuidado pues con los unfollow, que el que avisa no es traidor…

 @Lidia_Alcaide

Quizá también te guste...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


+ 2 = seis


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>